Repsol GLP - Janauto

Repsol GLP (Gas licuado del petróleo)

En Janauto realizamos la conversión de los motores de gasolina y gasoil a GLP (gas licuado del petróleo). La empresa que nos suministra los componentes que hacen posible la conversión a GLP se llama FEMITEC.

El GLP es el combustible de Repsol para convertir los motores de gasolina y gasoil a este tipo de combustible. 

Janauto es uno de los establecimientos autorizados para ofrecer servicios de instalación de gas licuado del petróleo (GLP) y cubre la demanda de montaje de equipos de gas en los vehículos de toda la zona.

Tras un verificado proceso, modificamos su vehículo para que funcione con el combustible original (gasoil o gasolina) y con el nuevo combustible, pasando así, a ser un vehículo bi-fuel.


Las ventajas que reporta la adaptación de su vehículo al gas licuado del petróleo son las que se muestran a continuación:


•    Gran ahorro de combustible: El gas licuado del petróleo tiene un coste inferior de aproximadamente un 50%  respecto al de la gasolina y un 30% respecto al gasoil. 


•    Menor mantenimiento: El autogas no deja residuos y por lo tanto, la vida útil del aceite se alarga, siendo los cambios de aceite y filtros más dilatados en el tiempo. Esto se traduce en un menor coste de mantenimiento, ya que se producen menos averías y los motores sufren un menor desgaste. 


•    Funcionamiento más suave: Gracias a este nuevo combustible su vehículo será más suave y silencioso, manteniendo sus prestaciones.


•    Más ecológico: El gas licuado del petróleo es una energía más limpia que la gasolina o el gasoil, por lo que es más respetuoso con el medio ambiente. En comparación con el gasoil, este gas reduce en un 96% las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), un 99% la emisión de partículas y un 10% la emisión de dióxido de carbono (CO2). Además, el nivel de ruido se reduce hasta un 50%.
Si lo comparamos con la gasolina, el GLP reduce un 68% las emisiones de NOx, un 15% las emisiones de CO2 y no se producen gases de escape de elementos como el plomo o el azufre.
Gracias a los vehículos de autogas se mejora la calidad del aire urbano que respiramos y se reducen los niveles de ruido en comparación con los carburantes tradicionales.


•    Mayor autonomía: Los vehículos de GLP disfrutan de mayor autonomía que los vehículos de gasoil o gasolina. Al dotar al vehículo de dos depósitos independientes, la autonomía del vehículo aumenta a casi el doble. El tiempo de repostaje es parecido, sin embargo, el motor sufre menor desgaste y cuenta con más potencia.